Si te detienes, estas muerto

Por José Ma. Buceta.

iron-nun-madonna-buder-3-680x711Hace una semanas tuve el honor de participar en dos eventos organizados por la multinacional farmacéutica Chemo con Sister Madonna, una monja norteamericana de 84 años que ha completado infinidad de veces el Ironman, siendo la única mujer que, con más de 80 años, ha conseguido terminarlo en las 17 horas que establece el reglamento (!!!). Os recuerdo que el Ironman consta de tres pruebas seguidas: primero, en el mar o en un lago, hay que nadar 3.800 metros (el equivalente a 76 largos de una piscina olímpica); después, se trata de pedalear 180 kilómetros en una bicicleta (según donde viváis, calculad la distancia); y por último, nada más y nada menos, zapatillas al canto y a correr una maratón (42,195 kilómetros). Los que hemos corrido la maratón o la media maratón, podemos hacernos una pequeña idea. ¡Y con 80 años!

La “Monja de Hierro”, como así la llaman, comenzó a practicar deporte a los 47 años, una edad a la que muchos ya se consideran viejos para estos y otros trotes. Mundialmente conocida en el entorno del Ironman y más allá de este, su extraordinario ejemplo es fuente de inspiración para muchas personas, deportistas o no. Ella dice, no obstante, que cada uno debe encontrar su camino y plantear sus propios retos desde una perspectiva realista. Un matiz importante que a veces, eclipsado por sus espectaculares logros, pasa desapercibido. Es frecuente que con el propósito de estimular nuestra motivación, se nos hable de modelos excepcionales como la Hermana Madonna; y el efecto puede ser el contrario. Sus impresionantes gestas pueden impactarnos inicialmente, pero después los vemos como héroes lejanos, inalcanzables, y sin dejar de admirarlos, tiramos la toalla. A veces, hasta podemos sentirnos culpables por no ser capaces de emularlos o alcanzar retos más modestos.

El buen ejemplo no está en la magnitud del reto, sino en el hecho de plantearnos un objetivo que nos obligue a salir de la zona de confort para superarnos. No es la comparación con lo que consiguen otros lo que da o quita valor a nuestro desafío, sino el significado que nosotros le damos: ¿Por qué lo hago? ¿Qué significa para mí? ¿A qué sobreesfuerzo me obliga? ¿Estoy dispuesto a intentarlo dando lo mejor? ¿Cómo me siento afrontándolo? Retos aparentemente pequeños pueden ser iron-nun-madonna-budergrandes en el proceso de crecimiento de una persona, un grupo o una organización. De hecho, lo son cuando se persiguen con disciplina, sacrificio y un extra de motivación y esfuerzo controlados. Los desafíos espectaculares que pronto se abandonan o ni siquiera se intentan, solo sirven para disfrutar del instante de la fantasía inicial, pero en muchos casos debilitan nuestra autoconfianza. Los retos que realmente aportan son los que no se quedan en buenos propósitos, sino que en verdad se convierten en acciones concretas, poniéndose en el asador lo mejor de uno mismo. Partiendo de un planteamiento realista, los retos eficaces conllevan un compromiso firme y un sobreesfuerzo inteligente que, se consigan o no, hacen del proceso una enriquecedora experiencia.

Sister Madonna insistió en la trascendencia de tener un objetivo. En su ausencia, es difícil que nos embarquemos en esfuerzos que nos hagan crecer. Cuando el objetivo se consigue, hay que buscarse otro. Y si no se alcanza, también. De lo contrario, es fácil caer en la autocomplacencia, el conformismo, el acomodamiento. Recalcó también la importancia de aceptar las dificultades y los reveses como parte del proceso. “Bienvenidas las dificultades, porque nos obligan a dar lo mejor de nosotros mismos para superarlas; si no hubiera dificultades, no haríamos ese esfuerzo enriquecedor”. Y en cuanto a los fracasos, son inevitables. El que no fracasa es porque no lo intenta; y por tanto, no aprovecha la impagable experiencia de darlo todo y fracasar, con las grandes enseñanzas que eso conlleva si uno es capaz de analizar lo sucedido con objetividad. En más de una ocasión, la Monja de Hierro no ha logrado el objetivo de acabar el Ironman en el tiempo establecido. Una vez, con más de 80 años, llegó tarde al control de las 17 horas por ¡sólo 2 minutos! “¿Desanimada? ¿Decepcionada? Sí: ¿Destruida? ¡NO!”. El fracaso invita a una reflexión tranquila y sincera sobre lo sucedido, aceptando las circunstancias ajenas que no sea posible cambiar y asumiendo constructivamente los errores que en el futuro se puedan modificar. Y después… ¡a por el siguiente objetivo!

iron-nun-madonna-buder-2-680x384El Ironman de la mayoría de nosotros no está en la macroprueba de la natación, la bicicleta y la maratón, sino en otros retos deportivos o de otra índole, bien sea en el ámbito profesional o personal. Desafíos que nos obligan a superarnos y ser cada vez mejores en el dominio sobre nosotros mismos. El medio no importa. Su magnitud, tampoco. Un poco, a veces, importa el reconocimiento que de esos desafíos hagan los demás. ¿Vanidad? Somos humanos, y es lógico que nos afecte lo que piensan quienes nos rodean. Pero parte de nuestro crecimiento personal consiste en dejar de ser esclavos de ese reconocimiento. Disfrutarlo: Sí; Depender de él: No. En realidad, lo único que verdaderamente importa a nuestros compañeros más críticos: el concepto que tenemos de nosotros mismos (autoconcepto) y la estima que nos dispensamos (autoestima), es la satisfacción personal de haber luchado noblemente dándolo todo en el intento. ¿Hasta cuándo? Tú verás. Cambia tus objetivos, adáptalos a tus nuevas prioridades y circunstancias, pero si te detienes, estás muerto. Y si crees que ya lo estás, todavía estás a tiempo de resucitar. ¡Decide!

José Maria Buceta

Autor: José Maria Buceta

Compartir este artículo en

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>