El bullying y las artes marciales

 Por Ilhui Cabrera.

425702_477552688942793_1421248375_n Aunque con un nombre de moda, el bullying ha existido desde los tiempos en que el ser humano ha convivido, es decir, desde los principios del ser humano. Actualmente se ha convertido en un tema importante sobre todo en las escuelas en donde los abusos por parte de niños más grandes, más fuertes o sobretodo con mentalidad agresiva ponen en estado de jaque a otros niños o niñas los cuales generalmente se caracterizan por tímidos y retraídos.

Los padres de familia al darse cuenta se sienten impotentes ante la situación y las artes marciales le ofrecen a estos padres y sus niños una esperanza de autodefensa. Por tal motivo los inscriben en una escuela de artes marciales para que aprendan a defenderse.

El niño empieza a practicar y existen dos posibilidades o reacciones ante la siguiente agresión o se defiende pegándoles a sus atacantes o sigue como siempre siendo el blanco indefenso. En el primero de los casos el niño se encuentra ante reacciones de los adultos a los que no estaba acostumbrado como son regaños y castigos por parte de profesores y muchas veces hasta de sus mismos padres, situaciones a las que no estaba acostumbrado y que ahora se gana por su comportamiento, lo que le ocasiona confusión.

En el segundo de los casos, el niño sigue permitiendo la agresión y los padres se sienten defraudados al ver que las artes marciales no cumplieron el cometido que se les asignó.

Las artes marciales por si solas no le proporcionarán al niño todos los recursos para defenderse, la familia es también un factor importante en este tema, pues muchas veces martlos padres les dicen a los hijos frases como “pórtate bien” “no pelees” “no quiero problemas” por lo que muchos niños lo toman literalmente y cueste lo que cueste quieren cumplir con lo que sus padres les piden y después, al existir una segunda indicación de “defiéndete” ellos se confunden y no saben cómo hacerlo. Desde el comportamiento en familia de no pelear con los hermanos o no dejarlo jugar con los vecinos, el niño se va quedando sin recursos de autodefensa en su carácter por lo que se vuelve un blanco fácil en cualquier lugar en el que esté, por lo que cambiarlo de colegio ante las agresiones, la mayoría de las ocasiones no es la solución pues a donde vaya será un imán para los malos tratos y sometimientos.

childrens-martial-artsLas artes marciales le proporcionan al niño algo más importante y eficaz que golpes y patadas, y es la seguridad y autoconfianza. Cuando el niño recibe esto los problemas se van alejando y él toma medidas más firmes ante los problemas en general.

Ilhui Cabrera

Autor: Ilhui Cabrera

Compartir este artículo en

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>