Correr no es algo que hago, es algo que soy: un viaje con Psicoatlétic

 

Por Graciela Lomelín.10260001_630890647004347_2358148660745070016_n

 

 

Con la frase de un slogan, Arturo Alba Méndez expresa el sentido que tiene correr en su vida:

“Correr no es algo que hago, es algo que soy”

1606941_1471411756439900_3861492540223892236_n

 

Arturo Alba es un corredor con 35 años de trayectoria en carreras de pista y de ruta, y hace casi dos décadas fundó el equipo de atletismo que hoy se conoce como Psicoatlétic, un grupo de corredores que ha logrado consolidar su presencia en competencias locales y regionales.10610655_1471412719773137_221830159258260093_n

10583859_1471412543106488_6004973861349431800_n

 

 

Actualmente es jefe de la División de Servicios Estudiantiles de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, cargo que desempeña desde hace seis años. Anteriormente fue secretario general y secretario académico en la Facultad de Psicología, donde ha sido y es catedrático.

Durante mucho tiempo impartió materias relativas al comportamiento humano, y tuvo a su cargo el laboratorio experimental de la facultad; en la actualidad imparte clases que  tienen que ver con acondicionamiento físico, prácticas profesionales y psicología del deporte. Ha sido docente en la maestría en psicología del deporte que ofrecen conjuntamente la Universidad Nacional de Educación a Distancia, UNED, y el Comité Olímpico Mexicano; así como en la Escuela Nacional de Directores Técnicos de la Federación Mexicana de Fútbol, FEMEXFUT.

 

Su pasión por correr nació cuando buscaba tener mejor condición física para jugar futbol,

deporte que cambió por el atletismo.

 

 

 

El futbol lo llevó al atletismo

A Arturo Alba siempre le gustó jugar, “si recuerdo parte de mi vida no me veo si no estoy jugando algo, me gusta mucho la competencia por diversión.” Su deseo de jugar futbol en equipos profesionales lo llevó a correr “porque, como en muchos casos, quería tener buena condición física para jugar futbol.” En 1979, cuando era estudiante de psicología en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, empezó a correr: “Un amigo me invitó a trotar en el estadio Plan de San Luis, que ahora es el Centro Deportivo de Alto Rendimiento, ahí se encuentra a un amigo que estaba entrenando con el profesor Miguel Campos, nos dice vénganse y ahí empezamos a entrenar con quien fue mi primer y único entrenador. Me gustó mucho porque era un grupo diferente a lo que era el futbol, porque en el futbol no había tanta camaradería y las veces que me iba a probar con algunos equipos profesionales era una competencia burda, de a ver quién lesionaba a quién o cosas de ese tipo, y en cambio acá, un grupo mixto de entrenamiento y que luego hacían la reunioncita, que se apoyaban uno a otro”; esto lo motivó a entrenar con ellos durante dos años”.

 

Después, por ocupaciones y por diferentes intereses su entrenador dejó de ir y es entonces que, empezó a entrenar solo, a veces iba con algún entrenador como Jesús Arenas, a quien veía entrenando a chicos del Tecnológico de Monterrey, y a quien le 1654284_1471412783106464_1558258885924662836_naprendió las salidas. También iba con el profesor Galdino Grimaldo, “que aunque no entrenaba con el equipo del Instituto Mexicano del Seguro Social fue el primer equipo que representé”. De ahí hasta que conformó Psicología- Chuzos, Antes de conformar el equipo de atletismo Psicología-Chuzos, Arturo entrenaba con amigos bajo el mote de “Chuzos”, cuyo nombre deriva del apodo de uno de ellos, Jesús Castillo “El Chuzo”. “Pero no teníamos un entrenador, nos juntábamos a entrenar, nosotros nos poníamos los entrenamientos que tocaban. Casi toda la vida fue sin entrenador pero aprendiendo de muchas personas y fijándome, así inicié en pruebas de pista, sobre todo en el 200 y en el 400. Antes casi no había pruebas de ruta en calle, la más numerosa era una que se hacía el 20 de noviembre, a lo mejor en ese entonces tendría unos 120 o 130 participantes y esos eran muchos. Esa fue mi primer carrera, que se corría de la Facultad de Economía hasta la Plaza de Armas. Con tres meses de entrenar, uno trae la expectativa de que quiere lograr mucho, pero creo que llegué como en el lugar 60. Me pasaba gente descalza, viejitos y dije ¡chin! Pues bueno, a veces no sabe porque sigue uno en algo que no es tan bueno. También me pasó lo mismo en campos traviesa, siempre atrás y con dolor de caballo. Pero me gustaba el grupo donde estaba. Hasta que de repente viene una de pista y me fue bien en los 800 metros, o relativamente bien, cuando menos en mi hit quedé en segundo. En las siguientes pruebas de 200 sí gané, mientras que en carreras de ruta quedaba muy atrás.”

 

10380985_1471412563106486_6189955659002796075_nCon estos resultados empieza a ver que tiene cualidades para la pista, y le gusta tanto que se dedicó a pruebas de velocidad durante mucho tiempo. En 1994, con los cambios en el plan de estudios de la licenciatura en psicología, se abrió la posibilidad de implementar una materia relativa al acondicionamiento físico, que a la postre se convirtió en el antecedente del equipo Psicoatlétic, porque a raíz de esta materia se crea el primer equipo de atletismo de la Facultad de Psicología, Psicología-Chuzos, que con el paso del tiempo trascendió la institución y ahora integra a atletas universitarios y no universitarios, cambiando su nombre por el de Psicoatlétic.

 

 

Psicoatlétic: origen, evolución y actualidad

En 1994, con las modificaciones al plan de estudios de la Licenciatura en Psicología de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, se abrió la posibilidad de implementar la materia de Acondicionamiento Físico y Bienestar Integral, que Arturo Alba, como catedrático de la institución, propuso con la finalidad de ofrecer un espacio para el acondicionamiento físico y a la vez establecer un vínculo entre la salud física y psicológica del individuo. Esto derivado del abandono hacia la práctica de la actividad física y deportiva por parte de los jóvenes y de la necesidad de promover acciones que favorecieran los hábitos saludables.

e

La materia se diseñó a partir de dos modelos, el modelo implementado en la Facultad de Ingeniería por el profesor Juan Manuel Guerrero Zainos, con la materia Educación Física, Deportiva e Instalaciones; y el modelo llevado a cabo por los Centros de Acondicionamiento Físico Atlético, CAFA, que dirige el profesor Fernando Montelongo Azua. Esta materia se imparte desde enero de 1995 y comprende realizar valoraciones de la composición corporal y del rendimiento físico de los participantes, así como el entrenamiento de aptitudes físicas como fuerza, flexibilidad, velocidad, resistencia y agilidad.

A raíz del programa de acondicionamiento físico y de su gusto por correr, al ver cualidades para el atletismo en algunos de sus alumnos, forma el equipo de la Facultad de Psicología. Este equipo se 10550995_1471418343105908_1097377102250336588_nconformó a finales de 1995 y en los Juegos Deportivos Interfacultades del siguiente año conquistan la cifra record de 26 presas, ocupando el primer lugar del evento, situación que se repitió de manera consecutiva durante los tres años siguientes.

 

En 1996 se nombra al equipo Psicología Chuzos, porque Jesús Castillo Rivera, el “Chuzo”, patrocinó algunos uniformes del equipo. Este nombre se mantuvo algunos años y en el año 2000 se cambió por el de Psicoatlétic, buscando darle una identidad incluyente a sus integrantes porque ya no sólo eran alumnos de la Facultad de Psicología, sino también de otras facultades. Entre sus primeros miembros se destacan Marisol Flores, Lilia Zulema Reyes, Patricia Ramírez, Alma Delia Amaya, Miriam Morales, Fermín Narváez, Enrique Benavente, Oscar Saucedo, todos ellos alumnos de la Facultad de Psicología en ese entonces.

 

De los primeros miembros que tuvo el equipo hoy se encuentran todavía activos: Patricia Ramírez, Ana Isabel Monreal “Chabelita”, Erika Hernández, Patricia Pérez, Emma Reynaga y Margarito Robledo.

Entre los logros más importantes que el equipo obtuvo en sus inicios se encuentran: a) haber ganado en 1996 los primeros lugares, tanto en la rama varonil como femenil, en los tradicionales relevos de ingeniería 5 x 900; b) implantar en 1999 nuevo record categoría estudiantes femenil en esa misma prueba, con un crono de 14 minutos y 29 segundos, por Alma Delia Amaya, Patricia Ramírez, Lucía Gabriela García, Miriam Yuridia Morales y Suendy Morales, superando la marca que 13 años antes había impuesto la Facultad de Ciencias Químicas; c) implantar en el año 2000 nueva marca categoría libre femenil con 14 minutos y 23 segundos, por Alma Delia Amaya, Patricia Ramírez, Patricia Pérez, Miriam Yuridia Morales y Suendy Morales, superando la impuesta en 1994 por los CAFAs, que era de 14 minutos con 54 segundos; y d) establecer en el 2001 la mejor marca de todos los tiempos y vigente a la fecha en la categoría libre femenil, de 14 minutos y 5 segundos, por Ana Claudia Gil, Lucia Gabriela García, Alma Delia Amaya, Suendy Morales y Patricia Pérez.

Diapositiva1

Otros logros importantes son las medallas obtenidas en Universiada por Suendy Morales, Alma Amaya y Patricia Pérez. Así mismo, Suendy Morales ha sido campeona nacional de nuevos valores en los 400 metros planos. A nivel master Oscar Saucedo, Jesús Castillo y el propio Arturo Alba han sido campeones nacionales, además de Emma Reynaga, quien ha sumado logros a nivel nacional e internacional en pruebas de pista en esta categoría.

 

A través de los años los integrantes de Psicoatlétic han sumado logros y reconocimientos personales por su participación en competencias locales y nacionales. Destacan en ello Suendy Morales, Oscar Saucedo, Enrique Benavente, Nohemí Rojas, Víctor Torres, Gloria Escareño, Emma Reynaga, Fernanda Delgado, Fermín Narvaez, entre otros; “sería difícil mencionar a muchos más, que con su esfuerzo han puesto muy en alto el nombre del equipo”.

 

Aunque no pierde el interés por formar deportistas de máxima calidad en cuanto a rendimiento físico y atlético, considera que ser parte de Psicoatlétic tiene beneficios mayores, como sentirse bien y tener salud. “Sobre todo hago hincapié en lo siguiente: No importa dónde comienzas, sino dónde decides terminar”

En sus inicios el equipo participaba en eventos atléticos de pista y campo, como lanzamientos y saltos; después sólo en pruebas de pista y ahora mayormente en pruebas de ruta, carreras pedestres y largas distancias. Esta transformación y adaptación de los entrenamientos y participaciones atléticas responde a diversos factores tales como: pocos eventos de pista y frecuentes eventos de ruta en la calle; la multiplicación de los integrantes del equipo en los últimos años; y mayor interés en las pruebas de ruta por parte de los integrantes. En suma, es más fácil adaptar los entrenamientos a competencias de velocidad y medio fondo.

1919654_1471414796439596_1675835178993837253_n

De ser un equipo que originalmente se integró con una docena de alumnos de la Facultad de Psicología, actualmente lo conforman más de 60 atletas, entre los que se encuentran alumnos de la Facultad de Psicología y de otras facultades, egresados de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí y personas interesadas que se han ido sumado al equipo por recomendación, invitación o motivación, ya que al ver resultados positivos en algunos integrantes, como bajar de peso, ha motivado que más personas quieran integrarse.

 

Con un equipo tan grande uno de los retos a los que se enfrenta como entrenador es atender los diferentes intereses, gustos y necesidades de los atletas. Arturo comenta que “es difícil cumplir con las expectativas de todos, pero se busca compaginar los objetivos individuales con los objetivos colectivos, porque aunque es un deporte individual se entrena como equipo.”

 

También es difícil planificar un entrenamiento con tantos ritmos de vida, laboral, familiar y estudiantil, de sus integrantes; además ha cambiado la dinámica en la oferta de las pruebas. Originalmente los programas de entrenamiento se planificaban de agosto a julio del siguiente año, porque los principales campeonatos nacionales de pista se celebraban en junio o julio, pero “ahora ya no hay esas entre comillas competencias importantes, porque ahora a lo largo del año hay muchos eventos importantes.” Antes los ciclos de preparación eran más exactos, sabían cuándo debían bajarle de intensidad a los entrenamientos antes de una competencia; “ahora es más difícil porque el atleta no puede entrenar con la misma intensidad todo el tiempo, hay que hacer ciclos de subidas y bajadas de intensidad y de volumen; por ejemplo, tres semanas de entrenamiento fuerte y una cuarta semana de baja intensidad, de recuperación, para en el siguiente mes subirle más.” Pero, cuando la gente se ausenta por exámenes, compromisos familiares o enfermedad, se rompe con este esquema de trabajo y se vuelve difícil la planificación.

10288804_1434975260083550_931987854221932430_n

Aunque el entrenamiento es general, el equipo se organiza en grupos más pequeños, acordes a su rendimiento físico; y cuando un atleta está interesado en participar en una prueba en particular, como el maratón o los 100 metros planos, se le diseña un entrenamiento específico para esas pruebas, diferente a lo que realiza el resto del grupo.

1512515_1459000767680999_591881437992822793_n

En su experiencia ha encontrado que también es difícil “hacer entender a los atletas que una prueba tan corta como los 400 metros planos puede ser igual o más difícil que una de 10 kilómetros, porque se piensa que entre más corra el individuo es mucho mejor atleta y no necesariamente, independientemente de la distancia que se corra, cada carrera tiene sus grados de dificultad.”

10593164_1471414063106336_8396062772623404255_n

Para los entrenamientos no hay días festivos o feriados, ni malas condiciones de clima. Se entrena así sea 25 de diciembre o primero de enero, y/o llueva, haga mucho frío o calor. Que esto sea así tiene que ver con una disciplina. “Tiene que ver con el pensar que las cosas en la vida están a nuestro alcance, y una de las cosas que están más a nuestro alcance es movernos y dentro de ese movernos está ejercitarnos de muchas maneras, pero una de las más económicas en todos los sentidos tiene que ver con el correr, se puede convertir en algo caro pero es muy accesible, y no aprovecharlo sería un desperdicio para nuestras vidas.” En su filosofía de vida correr no sólo es saludables sino que también nos puede llevar a ser mejores personas, pero “correr no como una obsesión, sino como un medio para seguir superándonos.”

 

La principal gratificación que recibe por su entrega y dedicación al equipo es, “que me divierto haciendo lo que hago”; otra gratificación es la convivencia porque “soy algo social y el entrenar un grupo me reconforta”; pero también “ver el avance de las personas es otra gratificación muy importante”, así como “que las personas reconozcan su propio progreso, que reconozcan que están teniendo cambios, que a lo mejor los distrae de vicios, que los hace ser personas con menos estrés; ver reflejado eso me gratifica mucho”; ver que a pesar de los obstáculos la gente va a los entrenamientos también es una gratificación para él, ver que “tenga el compromiso, se comprometa, consigo mismo, no conmigo ni con el grupo, consigo mismo, eso reconforta.”

 

Mantener el equipo durante casi 20 años no ha sido una tarea fácil, “a veces si cansa, no siempre es igual, a veces uno va con más ánimo a veces con menos, pero yo creo que puede durar por muchos años más, a lo mejor hasta que muera, hasta que la salud lo permita o cuando vea que en el grupo ya no hay chispa. Durante mucho tiempo me movía el sacar atletas de talla nacional y hasta internacional, y he tenido que cambiar esa expectativa por todo esto que hemos mencionado. Creo que si no se ajusta uno como entrenador o los individuos no se ajustan a los cambios, se terminan las cosas. Podría decir que si ya no estoy sacando atletas que sean número uno a nivel nacional para qué estoy aquí, porque hay entrenadores que lo han hecho, pero uno encuentra la amabilidad, la gratitud y la alegría de las personas que a veces eso llena más que sacar un superatleta. En la medida en que pueda involucrar a más personas que me apoyen, porque el grupo va creciendo, y mientras todavía existan cosas que me llenen de esta manera, no hay porqué pararle.”

Autodefinido como un ser principalmente alegre pero también atrevido, introvertido y frágil, esto último debido a las múltiples lesiones que ha sufrido durante sus 35 años de trayectoria en el atletismo: en rodilla y tobillo, arco caído en la planta, tirones, desgarres, nervio ciático y “dolor de caballo de manera recurrente”. Lesiones que en su mayoría no le han impedido seguir entrenando. Arturo considera que haber elegido el atletismo cambió su vida, “si hubiera elegido el futbol no sé qué sería mi vida, no me veo en otro ámbito.”

Por eso “correr no es algo que hago…es algo que soy”

39293_105891846132555_7189343_n

 

 

10514484_664609813632430_2876026138573591108_n

Compartir este artículo en

2 Comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>