Cómo elegir tenis para correr

20706418_1458305324262871_1104059779_n

Por Graciela Lomelín.

Muchas personas piensan que para correr se puede usar cualquier tipo de tenis, sin embargo, así como existen una gran variedad de deportes que requieren un tipo de tenis específico, también existen una gran variedad de tenis para correr de acuerdo al peso, tipo de pisada, terreno que correrás, clima, distancia, etc.

En este artículo abordaremos algunos factores que debes tomar en cuenta a la hora de comprar tus tenis para correr, en tanto que, elegir los adecuados es esencial para evitar lesionar tus pies y articulaciones, además de que te ayudará a rendir mejor en el ejercicio y sentirte cómodo.

La talla. Todos tenemos un pie más grande que otro, toma la medida de este pié como base para escoger tu número de calzado. Los tenis no deben quedar ni muy justos ni demasiado holgados, como máximo debe de sobrar medio centímetro entre el dedo más largo y la puntera, lo que corresponde aproximadamente a la anchura de un dedo de la mano. Es recomendable que compres tus tenis por la tarde, cuando los pies están hinchados.

El peso. Tomar en cuenta cuánto pesamos es muy importante porque a mayor peso, se necesita mayor amortiguación. Si eres una persona de 90 kg, deberás adquirir tenis con mayor soporte y amortiguación en el talón y en la puntera para evitar lesiones. Si pesas 65 kg, podrás utilizar tenis más ligeros, flexibles y con menos amortiguación.

Tipo de pisada. La mejor manera para saber qué tipo de pisada tienes  es ir con un podólogo para que te haga un estudio. Existen tres tipos e pisadas: pronador, neutro y supinador.

Pronador: La mayoría de la gente prona en mayor o menor medida. La pronación es un mecanismo natural del pie para amortiguar e impulsar. En este tipo de pisada nuestro pie hace un giro hacia el interior.20731012_1458305254262878_642882327_n

Neutro: El giro del pie se sitúa dentro de unos parámetros normales que, no presentan riesgos para ligamentos y músculos puesto que no les sobrecarga de trabajo.

Supinador: La gente que supina reúne unas características bastante particulares: arco alto y muy rígido. Que se tenga el pie cavo o que se desgaste el talón por fuera no indica que seas supinador. Se calcula que sólo un 4.5 por ciento de la gente supina, los neutros rondan el 35 por ciento y los pronadores suponen un 60 por ciento.

 Cómo aterrizamos. Generalmente, la mayoría de corredores populares aterrizan con el talón, lo que a pesar de la creencia actual no siempre es malo. Si tú eres de las personas que aterrizan de talón, serán más apropiados para ti los tenis amortiguados y con un drop (diferencia entre la altura del talón y la parte delantera) de 8 a 13 milímetros.

 Los corredores que aterricen de mediopié o que apenas lo hagan levemente con el talón, deberían usar tenis con drops de entre 4 y 6 milímetros. Los corredores minimalistas que reducen su calzado a lo esencial, por lo general, buscan tenis entre 0 y 4 milímetros de drop.

Dónde corres. Tus tenis deben estar adaptados a la superficie donde corres o entrenas. Para carretera, asfalto o cemento, opta por una buena amortiguación. Si corres por caminos (pasto, tierra, grava, etc.), elige una buena sujeción del pie y una suela con relieve. Para correr en montaña, los tenis de trail proporcionan mayor agarre, protección y estabilidad.

Cuánto corres. Para ritmos lentos, tanto para entrenar como para carreras, lo normal es recurrir a tenis amortiguados.

Para correr entre 3:45 y 4:30 minutos por kilómetro los tenis deberán ser más ligeros y con menos amortiguación. Para correr en menos de 3:45/km es recomendable usar tenis para competir en carreras o para entrenamientos rápidos. Estos tenis no duran tanto como los de entrenamiento, son más ligeros y con menos amortiguación.

Exclusivamente para carreras o para entrenar también. Si sólo es para competir, se puede buscar un modelo más rápido, con más respuesta. Si se tiene que combinar con el entrenamiento, se le tiene que prestar más importancia al ritmo de entrenamiento, porque para ese fin se usarán el 90% del tiempo.

Si eres uno de esos corredores que sólo utiliza un par de tenis, entonces busca modelos con tecnologías resistentes al estrés, porque los tenis necesitan descansar entre 24 y 36 horas entre entrenamientos, y cuando se usan a diario no recuperan lo suficiente y van perdiendo propiedades, lo que lleva a un desgaste prematuro de la entresuela y de las capacidades de amortiguación.

20706476_1458305284262875_596514247_nPara finalizar, hay que mencionar que los tenis no duran eternamente, que los modelos de entrenamiento tienen una vida útil entre los 800 y 1.000 kilómetros, dependiendo de nuestras características (peso y pisada) y el lugar por el que entrenemos. Los de entrenamiento más pesados y de suela más gruesa te permitirán hacer entre 1.500 y 2.000 kilómetros. Mientras que los tenis más ligeros, de competición, deben renovarse más a menudo, entre 300 y 500 kilómetros.

 

Es importante aclarar que, el que un tenis sea más caro no significa que sea mejor, sólo que lleva más materiales y tecnologías. Así que recuerda que el precio no definirá qué tenis son los más adecuados para ti, sino tus características y particularidades físicas, el uso que les vas a dar, y a qué ritmos y dónde los utilizarás.

 

Compartir este artículo en

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>