Caminar o correr: ¿Qué es mejor?

Por:  Edson Levir Alejos Mares.

Caminar y correr sonm1 dos de las actividades físicas más populares en el mundo, debido a los indiscutibles beneficios que se obtienen al realizarlas, como disminución de la mortalidad, disminución de alteraciones metabólicas (Diabetes y dislipidemia) incluso menor incidencia de algunos tipos de cáncer.

Sin embargo siempre ha existido un debate sobre cuál de éstas dos modalidades ofrece mayor beneficio.

Por lo que se han realizado múltiples estudios al respecto, en fechas se llevó a cabo una investigación con el objetivo de evaluar los cambios en la pérdida energética y en el índice de masa corporal (IMC) con ejercicio moderado (caminar) comparado con ejercicio vigoroso (correr) en 15,237 personas que caminaban y 32,216 corredores durante un periodo de 6.2 años.

Los resultados obtenidos mostraron que, las personas que caminaban gastaban menos energía y tuvieron menor pérdida de peso que los corredores, por lo que este estudio sugiere que al realizar un ejercicio vigoroso como correr, el gasto energético y por lo tanto la pérdida de peso es mayor en comparación con aquellas personas que solamente caminan.

Sin embargo en otro estudio, se analizaron los efectos que se tenían al realizar estas dos modalidades de ejercicio sobre la disminución del riesgo para desarrollar hipertensión, hipercolesterolemia y diabetes.

Se analizaron 33,060 corredores y 15,945 personas que caminaban y se comparó el gasto metabólico, incidencia de hipertensión arterial, hipercolesterolemia, diabetes mellitus y cardiopm2atía isquémica.

Los resultados que se obtuvieron fue que los corredores disminuyeron significativamente el riesgo de incidencia de hipertensión arterial en un 4.2%, hipercolesterolemia en 4.3%, diabetes mellitus en 12.1% y cardiopatía isquémica en 4.5%, sin embargo, la reducción correspondiente para las personas que caminaban fue incluso mayor; 7.2 % menos hipertensión, 7.0% menos hipercolesterolemia, 12.3 % menos diabetes mellitus y 9.3% menos cardiopatía isquémica.

Se demostró que caminar y correr producen una disminución similar en la reducción del riesgo para hipertensión, hipercolesterolemia, DM2 y cardiopatía isquémica.

Conclusión.   m3A pesar de que se ha demostrado que al realizar ejercicio vigoroso como correr, se tiene un mayor gasto energético y mayor disminución de peso, aquellas personas que realizan ejercicio moderado como caminar tienen una disminución igual o incluso mayor en cuanto a la incidencia de hipertensión arterial, diabetes mellitus, hipercolesterolemia y cardiopatía isquémica.

Por lo que la Asociación Americana de Diabetes (ADA) recomienda realizar al menos 150 min/semana de actividad física aeróbica de intensidad moderada (50-70% de la frecuencia cardíaca máxima), repartidas en al menos 3 días a la semana con, no más de 2 días consecutivos sin hacer ejercicio.

Edson Alejos

Autor: Edson Alejos

Compartir este artículo en

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>